Cualquier buen programador te hablará con orgullo de las herramientas que utiliza para trabajar. A la mayoría de la gente no les hace falta saberlas, del mismo modo que yo no distingo una cerveza de trigo de una de cebada. No te preocupes, no pasa nada.